REGISTRO

San Pedro

 

En nuestro centro puedes realizar la ceremonia con san pedro. Para más información, contacte con la administración del centro.

 

Trichocereus pachanoi, Echinopsis pachanoi - es un grande cactus columnar que pertenece al género Echinopsis. Crece en lugares cálidos y secos en América del Sur, en los Andes peruanos, en las laderas occidentales, que alcanzan los 9000 pies sobre el nivel del mar. Además, se puede encontrar en Chile, Argentina, Bolivia y Ecuador. Hoy en día también se cultiva en otras zonas. Durante tres mil años se usó tanto en medicina como en ceremonias religiosas.

 

San Pedro es un cactus resistente. San Pedro se asienta en climas fríos. Su altura alcanza los seis metros, los tallos con un revestimiento de cera consisten en 6 a 8 costillas anchas. Espinas de 1–2 cm de largo, amarillo oscuro o marrón (pueden faltar). Los brotes de sus flores tienen una forma puntiaguda, florecen exclusivamente de noche. Las flores blancas, de hasta 23 cm de largo y 20 cm de diámetro, están cubiertas en el exterior con pelos negros y tienen un delicado aroma.

 

Desde la antigüedad, el cactus de San Pedro se ha utilizado con fines médicos y religiosos. Sus rebanadas se usaban para hacer una bebida que los chamanes usaban para entrar al trance. En pequeñas dosis, esta bebida también se puede utilizar como afrodisíaco. Para usar el cactus San Pedro para tales propósitos, 2-3 gramos de su cáscara seca son suficientes. Por ejemplo, en la tribu Moicha, que tenía una vida sexual libre, este cactus era uno de los principales afrodisíacos, excepto la coca (Erythoxylum coca). El cactus contiene mescalina, así como otros principios activos psicodélicos. Tiene un efecto peyote (Lophophora williamsii).

 

San Pedro es considerada una planta sagrada y ritual que crece en América del Sur y es muy popular entre los chamanes de los Andes en Perú. Los indios indígenas incluso creen que este cactus elimina las ilusiones mundanas. El nombre del cactus fue dado por los colonos españoles, y se originó en la persona de San Pedro. Se cree que este cactus es capaz de abrir las puertas a otros mundos y aprender el significado de la vida.

 

Además, este cactus se llama huachuma, y los chamanes que lo usaron - huachumeros. Hay hechos que demuestran que este cactus se ha utilizado con fines medicinales y rituales durante mucho tiempo. Los arqueólogos han encontrado evidencia de que el cactus se usó como una planta curativa y en rituales. Esto se evidencia en la figura de piedra encontrada del huachumero, que se descubrió en el norte del Perú. Los científicos estiman que esta cifra es de unos 3.500 años. Además, en esta figura se encontraron imágenes de colibríes y jaguares, que son extremadamente venerados por los antiguos. Además de esta figura, los científicos encontraron una olla de barro que representa a una mujer con cara de búho, en cuyas manos estaba el cactus  sagrado. Puede suponer que esta mujer era una curandera, curanderos, porque la lechuza chamán es un animal totémico.

 

La iglesia luchó contra este cactus tanto como pudo. En los informes de la iglesia hay referencias al hecho de que los chamanes beben una bebida hecha de este cactus, y les priva del sentido común, y también le permite ver lo que el demonio les muestra.

 

Cada año, los lugares donde crece el cactus San Pedro, visitan los chamanes, porque se cree que es capaz de despertar poderes sobrenaturales. Las personas enfermas intentan peregrinar a estos lugares remotos. Existe la opinión de que si una persona se arrepiente de sus pecados, podrá sufrir una transformación en estos lugares. Las plantas que crecen allí tienen propiedades milagrosas y pueden curar las enfermedades más graves. Los chamanes incluso distinguen cuatro tipos de cactus. Los cactus con cuatro bordes se consideran los más potentes porque simbolizan "cuatro caminos" y "cuatro vientos".

 

Sin embargo, el cactus San Pedro no es solo una planta de curación o ritual, su magia es mucho más fuerte. Se cree que puede proteger el refugio, como un perro, mientras emite un silbato increíble que obliga a los huéspedes no invitados a huir sin pensar. Durante el ritual, sus participantes pueden liberarse de la materia y volar a través del espacio.

 

Un funcionario español escribió sobre los chamanes que llevaron a San Pedro en el siglo XVI. Hablaba de tales personas que podían viajar largas distancias por el aire, contactando al diablo, de donde reciben algunas piedras y otras cosas para adorar.

 

Hoy en día, las ceremonias asociadas con este cactus mágico se llevan a cabo con los mismos objetivos que antes. Se utiliza para tratar enfermedades que son de naturaleza física, espiritual, mental o emocional, permite ver el futuro a través de visiones proféticas, protege de brujería o fracaso, etc.

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER

Suscríbete para estar al tanto de los eventos importantes y noticias de nuestro centro.
Confidencialmente, no dejaremos que nadie sepa su correo.

Peru, Tingo Maria, MoyanoCENTRO DE MEDICINA ANCESTRAL AMAZONIA MOYANO

SEND A REQUEST

to the centre of ancestral amazonian medicine Moyano.